GALLICIDA

ZEITGEIST Y EL ADIÓS DE UN MUNDO

28 May 14 - 04:49



Acababa la noche

y la esencia era spleen,

angustia y un nubarrón de nada.

Escapaban ausentes las bestias

siendo el vaho de su cuerpo

una ráfaga oceánica de ufanía.

Llovía, y las luces de neón

eran aspavientos de colores,

como si fuera un granizado cromático

de melancolía.

Así fueron pasando los años

poco a poco, y en las retinas

de los locos

se instauró un zeitgeist diáfano

y reconocible.

En el ánfora de lo nunca visto,

hubo un último fragor luminoso

y deslumbrante...

como un petting a una Diosa

salvaje y despiadada,

algo tan colosal como la tristeza

de Trystero.

Tras el último orgasmo,

calló una deliciosa gota

en la pretina...

de repente nos despedimos

de los cachivaches todos,

de las “lumis” del otro lado.

La sombra irreductible de todo

lo que los observadores presenciaron.

El final fue austero y tierno.

Tu inocencia quedo intacta,

pese a su muerte...

 

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2018 GALLICIDA